En su bonito jardín parece haberse parado el tiempo. Sus fuentes y estatuas, el esplendor de su trazado de principios del siglo XX recrean un pequeño y acogedor jardín botánico en el corazón de la ciudad